Entre Copas I

Susana Tampieri (escritora, autora teatral)

 

“La madrecita te atrapa con sus garras”

 

 

- Seguro que en la primaria ya te peleabas con tus compañeros..
-¿Acaso no lo hacen todos los chicos? Preguntame por la Secundaria y ahí ya empiezan recuerdos más sabrosos. En el "recreo largo" solía venir lo lindo..

- ¿Qué pasaba?

- Se formaba un ruedo y en el centro estábamos: mi ocasional oponente y yo, igual que en una riña de gallos. Los temas eran surtidos: el libro que ambas leíamos o la película del sábado o una obra de teatro o algún personaje o situación inquietantes.

- ¡Todavía te dura! Siempre estás peleando por esto o aquello..
- Sí, he desarrollado bíceps en el cerebro. Te aseguro..¿Pero cómo ser indiferente cuando ocurren tantas cosas que vulneran mi concepto de Humanidad (con mayúscula o minúscula).

- ¡Por suerte ahora tu esgrima es otra!

- ¡A veces no sé si es una suerte! Pero es cierto, en mi caso, la herramienta es el debate, sobre todo el escrito. Hay una tradición argentina en ese sentido.: Sarmiento vs. .Alberdi o vs. Andrés Bello; Lisandro de la Torre vs. Monseñor Franceschi o Deodoro Roca vs..Leopoldo Lugones.
- Y un día el ring pasó a ser el teatro..

-  La metáfora y la ambigüedad (Kafka es mi maestro), con códigos aptos para un público que sufrió la censura, son mi forma de expresión, que se potencia en un escenario.  “Las Termitas” era una farsa sobre el golpe de Onganía. Y las autoridades locales, de su gobierno, me prestaron el Teatro Independencia para representarla... Los poemas, en cambio, son más íntimos. En la vida real desearía, como Sartre en la vejez, ( me falta mucho), salir junto a los jóvenes, a repartir volantes en la calle.
- ¿Cuáles son los autores que te hicieron decir, "esto sí es teatro"?

-¡ Tantos!. Quise escribir teatro luego de leer "El Bosque Petrificado" de Robert Sherwood. ..pero están los clásicos, los del Absurdo, Brecht...o aquellos a  los que llamaron "Iracundos", cuya herencia recibimos.¿Te acuerdas de Teatro Abierto? Me gusta el teatro de ideas, aunque se camine por el filo de la navaja del panfleto. Quiero inquietar, despertar, sugerir, cuestionar...Las grandes obras siguen siendo aquéllas que tratan sobre los temas fundamentales: Conflictos de convivencia o de poderes, miedo al sufrimiento y a la muerte, el amor y el rechazo a la opresión o a la mentira. 
-¿Qué opinas de último premio Nobel? ¿Te gustaría lo mismo si no se ocupara tanto de Bush?
-
Harold Pinter me fascinó mucho antes. Él describía espacios cerrados donde todo se complicaba al llegar alguien de extramuros. ¡A veces parecía referirse a nuestro “Proceso”! Admiro el coraje de expresarse, con total libertad, justo cuando todo el mundo lo estaba escuchando.

- Una forma de romper fronteras..

- El pensamiento no tiene fronteras. Es hermoso descubrir esas imbricaciones a nivel mundial. Por ejemplo: yo veo a Di Benedetto  emparentado con Beckett. A Gorostiza con Arthur Miller. Hay vasos comunicantes entre los escritores..Me fastidia tanto insistir sobre la identidad. La mayoría de las obras de Shakespeare no se sitúan en Inglaterra. Y Borges es argentino y universal.

-Los amantes del teatro suelen no ser muy afectos al cine..

- No pasa conmigo. Pero me gustan mucho las películas que se inspiran en obras teatrales. No obstante, creo que el cine se relaciona más con la novela, así como el cuento con el teatro. Chejov o Pirandello son paradigmáticos.

-¿La diferencia técnica determina una diferencia de "impacto"? ¿O en ambos casos lo sustancial es el contenido?

- Mientras el regodeo de la técnica no embarre la sustancia..
- ¿El teatro es ficción?. 

-Es híbrido. Mezcla la realidad con la ficción. Te lo a voy a decir por boca de otro,  de Lawrence Olivier: "El Arte( se refería al Teatro) es un poco más dilatado que la vida, es una exaltación de la vida, por ello es necesario un toque de locura". Descreo de esos autores que, aunque están en todo su derecho, escriben piezas para sí mismos. Merecen un solo espectador: el dramaturgo...
- ¿En algún momento sentís que escribir te agota, o te nace la sensación de que ya dijiste todo?

- Al contrario. Siempre siento que se me escapó algo que debería haber dicho y que no resultó como yo lo sentía en mis entrañas o en mis entretelas....
- Pero siempre buscas algún motivo nuevo, o hasta un lugar nuevo.. de pronto Praga..

-Mi amor por Praga empezó por mi amor por Kafka. Luego entendí por qué él decía que "la madrecita te atrapa con sus garras". A mí me atrapó. Y ahora abarca mucho más que a Kafka.

-Si alguna obra de arte nunca es totalmente del autor es en una pieza teatral. Según el director, los actores, en cada puesta puede ser otra..

- Una vez cortado el cordón umbilical, la obra es tu hijo independiente, que puede asociarse con gente que, te guste o no te guste, es imprescindible. No todo violinista consigue un Stradivarius. Y siempre reconozco el rostro de mis personajes, aunque los manejen distintos titiriteros. Eso es, precisamente, lo que convierte al teatro en un género único, diferente a todos los otros, y a que los académicos sigan discutiendo si es literatura o no lo es. Yo no veo el rostro de los lectores de mi novela o de mis poemas. En cambio, me mezclo con el público en un teatro y mi gozo -o mi ira-  es irrepetible e igual de intensa, en cada ocasión. El teatro es la más humana de las artes: aquélla en que un grupo de personas se juntan, para ver y oír lo que otras personas, no digitales, sino de carne y hueso, quieren decirles.. Es un encuentro mágico que debe haber nacido en la Edad de Piedra. Y las risas o los aplausos no son grabados..

- ¿Alguna vez actuaste o dirigiste?

- Dirigí y me di cuenta que no es lo mío. Actuar es aún una asignatura pendiente. Trataré de no morirme antes de haberlo intentado.

 

Copyright  Power by PageCreative