Entre Copas I

Julio Rudman (periodista cultural)

 

"No hay distribución del ingreso si

no hay distribución de la palabra"

 

Soy menduco, esposo, padre, amigo y abuelo. Creo haber conocido a seres humanos espléndidos, gracias al laburo cultural. Varios de ellos ya son mis amigos personales, como Mempo Giardinelli, Osvaldo Bayer, Martín Caparrós y Liliana Herrero. Formé parte de una gestión de Radio Libertador que priorizó la defensa de los derechos humanos, la integración latinoamericana y el pensamiento crítico. Esa gestión fue desplazada por grupos protofascistas, con el beneplácito del gobierno provincial.

 

- ¡Cuánto cuesta la democracia..!

- Cuesta lo mismo que cualquier construcción, que además nunca es completa, y no tiene final. A veces hasta pareciera que se escapa...

- Aunque haya elecciones tan seguido...

-Creo que últimamente la teoría se ha dado vuelta, más elecciones menos democracia.

-...

- Los votos le dan sustento numérico a hombres y políticas que sirven sólo a minorías. Se puede hacer cualquier desastre diciendo “el pueblo nos votó”.

- Y primero dicen “no los voy a defraudar”

-Primero dicen lo que se supone que la gente necesita escuchar. Son todas promesas abstractas, que no explican de que manera habrían de concretarse. Y el que tiene más plata machaca, machaca, y genera adhesiones sin ideas, sin programas...

- ¿Los medios son el poder? Hace más de sesenta años Perón ganó la presidencia con todos los medios de comunicación en contra. ¿Ahora podría suceder algo así?

- Sería muy difícil, pero tampoco se puede decir que por fuera de ese poder inmenso, que indudablemente tienen los medios, no existan alternativas. Está el caso de Chávez, de Morales, de Rafael Correa. Cuando el pueblo capta que realmente detrás de alguna figura se advierte un movimiento distinto, el poder mediático se puede quiebrar

- Pero después sigue, empiezan la guerra de zapa...

- Ah, por supuesto, por eso es que decíamos al principio, la democracia es una construcción permanente, y sobre todo una construcción cultural.

- Ahora se viene la discusión por la Ley de Servicios de Comunicación...

- de Comunicación Audiovisual, por que la que existe todavía es la ley de la dictadura

- Qué posibilidad ves de que pueda cambiarse?

 

- El estado de las discusiones es desigual, hay lugares donde el tema ha podido instalarse. En Mendoza, todavía no. En Radio Libertador, mientras estuve en la Dirección de Contenidos, hicimos un gran esfuerzo de difusión, pero ahora se cortó.

- ¿Cómo que se cortó? No es una radio que depende de la Secretaría de Medios de la Nación?

- Sí, pero internamente hay sectores conservadores muy fuertes, a quienes no les interesa que cambie nada.

- ¡Otra vez minga con la democracia! ¿Ni siquiera lo vamos a discutir?

- Teóricamente habrá una audiencia pública, pero eso se puede promover bien, con seriedad, o puede sabotearse.

- Así que estamos como cuando vos empezaste a trabajar en radio...fue por el '83?

- No, en LV10, en el 82, con aquel gran maestro que fue Dante Di Lorenzo.

- Qué diferencias ves entre los medios en aquella época y los de ahora?

- Tal vez estemos un poco peor. Por entonces, después de Malvinas, con un presidente como Galtieri, sin ninguna credibilidad, el Proceso se estaba cayendo, y en el público había otra receptividad. La tecnología no imponía necesidades tan grandes de inversión, y los monopolios no tenían tanta fuerza como la que tienen hoy.

- La profusión de tantas pequeñas emisoras no ha democratizado nada?

- No, casi todas carecen de recursos para realizar producciones independientes. Acaban retransmitiendo lo que dicen las grandes cadenas. Es todo un dato. Si se aprobara la nueva Ley  para los medios audiovisuales, que asigna el 33 por ciento de los espacios a las ONG's, habría que ponerse a trabajar en la capacitación, entre otros problemas.

- Pero ya sería otro tipo de desafio...

-Sí, ojalá se dé.

- De todas maneras, hoy se estaría luchando por cosas menores que hace un tiempo. Los jóvenes de los '70 querían cambiar el mundo, mientras que ahora...

- Ahora se lucha por cosas aparentemente más pequeñas, pero no estoy seguro de que eso sea menos valioso. Por ahí, lo que se pierde en magnitud se gana en consistencia. Hay un libro, “Política del rebelde”, de Michel Onfray, un filósofo francés, en el que este hombre dice: “La lucha por el Poder, así con mayúscula, ya la perdimos, queda ahora la lucha por los pequeños poderes cotidianos, del médico sobre el paciente, el maestro sobre el alumno, el hombre sobre la mujer, etc.

Creo que no es desatinado.

- Las tarifas de Edemsa, unas cuadras de pavimento...

- Todo lo que sea justo, y nazca con autenticidad. En eso discrepo con mi amigo Martín Caparrós. Él se burló de Kirchner porque en un acto por la inauguración de cinco cuadras de pavimento, asoció el hecho con el homenaje a varios luchadores desaparecidos. Sin embargo, para quienes todos los días caminaban entre los yuyos y las piedras, que cada que vez llovía no podían mandar sus hijos a la escuela, es decir, no para los que decimos o escribimos cosas, sino para quienes realmente están padeciendo una situación, la opinión puede ser otra. Para ellos tal vez fuese cierto que, de alguna manera, aquellos muchachos murieron para que sus vidas se puedan vivir mejor.

- De todos modos, cuando aquí se planteó una pequeñísima afectación de los grandes ingresos, casi se incendia el país...

-Es que no hay distribución del ingreso sin distribución de la palabra..

 

 

Copyright  Power by PageCreative