Calle Angosta 2010-2011

Será Millones

 

SERÁ MILLONES

¿Qué son siete años
nada más que siete años
en la vida de un pueblo
en sus mudanzas?
¿Qué son siete años de un hombre entre los días
de reflejos de luna que se pierden
de tormentas de un mar sobre los mares?

Siete años. Apenas un espacio invisible
una cifra que no tiene peso
que disipa el origen de sitios y distancias.
Pero a veces...
a veces una línea que sugiere una forma
unos musgos naciendo sobre un cero
un labriego tenaz que piensa el agua
y ya guarda en sus ojos
dos capullos mojados.

Así ocurren las horas del milagro.

A su paso no hubo plan ni tumulto.
No hubo quien lo esperase.
No se sabe si llegó del sur o de la noche.
Si lo trajo un ángel proletario.
Si anduvo dando tumbos
sobre un témpano en llamas.

Era verlo pasar y que se hundiera
la hojarasca de las crispaciones.
Nada más la veían los heraldos negros
los viejos asesinos los profetas del odio
repitiendo su miedo ante las voces
que una vez ocultaron y ahora estaban
como un grito de pie como cien gritos
agitando el fuego y la memoria.

Pero cada mañana guarda nombres
para un azar oscuro y misterioso
que se lleva de a poco lo que ha sido.
Se lleva centinelas pasiones monumentos
luminarias violines madreselvas
se lleva todo. Se lleva la bondad.

Por eso un día dejó un cuerpo
ataviado con flores y palabras
en otro instante de la luz
a la sombra de una vieja bandera.
Y una voz de metal fue sosteniendo
con la fuerza de un sueño renacido
la pena sin doblez... la pena joven.

Era octubre y golpeaba
sobre los rostros incontables
sobre la fragilidad de la muerte
una lluvia de adioses.

 

Copyright  Power by PageCreative